Educación Dominicana: cientos de millones de pesos a la basura - DIARIO QUISQUEYA

Educación Dominicana: cientos de millones de pesos a la basura

Compartir con mis amigos en :
Se repitió la historia, once años después: 
Viendo las informaciones ofrecidas por el ministro de Planificación; yo decidí dar mis opiniones de campo sobre el tema.
Entre el 2003-2004 se realizó una evaluación sobre la calidad de la educación con 134 países, nosotros nos quedamos en el lugar 133 de los peores; en aquel entonces, Costa Rica fue la peor de todo. 

Once años han pasado, pero no hemos dado ni un solo paso de avance; puesto que la República Dominicana ocupa el lugar 146 de una lista de 148 países con peor calidad en la educación. 

No estamos en la lista de las 500 mejores universidades del mundo, a pesar de que tenemos la universidad más vieja del Nuevo Mundo, es decir que nuestra  Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD)​  es vieja que todas las universidades que existen en el continente Americano. Pero, somos la que ni califica para estar en la lista de las mejores. 
Si miramos a nuestros alrededores; veremos la verdad a simple vista. En ninguna parte del mundo se instalan discoteca al lado de una Universidad, pero en nuestro país la música de la discoteca no nos deja escuchar lo que dice el profesor. Pero, no podemos pasar por alto que nuestros estudiantes van a las universidades solo en busca del título que diga que ya son profesionales, pero en el fondo ellos no tienen nada en el cerebro. 
Nos han acostumbrados en engañar, pero nos hemos confundido en la práctica, por lo que nos hemos estado engañando a nosotros mismos al creer que estamos al profesor. 


Es una desgracia que no tiene comparación, una derrota mundial no de un país individual; sino del mundo. Nos hemos estado vendiendo la idea de que somos los mejores del mundo; pero ¿A dónde están las pruebas de estas afirmaciones?

¿Qué es la calidad? ¿Qué es la mala calidad? Para responder las preguntas es necesario haber experimentado la experiencia de conocer lo bueno para poder hacer la diferencia entre lo bueno y lo malo.
Nadie da lo que no tiene: dice un refrán popular. Y hablando sobre educación; yo creo que nuestros maestros en su mayoría, no están en la condición de brindarnos una educación de calidad, porque ni ellos mismos la tienen. No es para descalificar a nadie o degradar a nadie en particular; pero sí para llamar la atención a todas las personas que tienen algo que ver con nuestro sistema educativo. Todos los ministros,  directores, secretarios, maestros, padres y estudiantes dominicanos. 
La buena calidad educativa no va a bajar del cielo, ni nadie que venga de fuera nos la va a traer; sino que los actores del sistema educativo dominicano deben jugar sus roles de manera colectivas para que juntos podamos dar los pasos necesarios y lograr mejorar nuestro sistema educativo. 
Actualmente, todo es una chercha, un empleo fácil, donde los actores cogen las cosas a la ligera y no actúan con criterios profesionales ni responsabilidades como humanos razonables y pensantes. 
¿Cómo podremos alcanzar una mejor calidad para la educación dominicana, si los maestros y los centros solo se interesan en el pago (pago de padre a los centros y pago de los centros a los maestros)? 
¿Cómo podremos hablar de excelencia académica cuando los alumnos son premiados por los regalos que les dan a sus maestros?
¿Cómo podremos hablar de excelencia académica si en realidad los premios son dados por temor a que una madre o un padre se sientan mal?
¿Cómo podremos hablar de calidad educativa y excelencia académica cuando los que evalúan son totalmente bachilleres analfabetas?
¿Cómo podremos hablar de excelencia académica, si quienes dirigen no tienen ni idea de cómo se hace una planificación ni personal mucho menos escolar?

El problema de maestros irresponsables que buscan ganar los aplausos de los estudiantes hace cada día imposible de alcanzar mejores niveles en la educación dominicana.  
No es posible que un maestro les haya dado el examen final tres veces como pruebín a los estudiantes, y comoquiera se queman los estudiantes. Es una vergüenza para la educación dominicana. Es una burla, es lo mismo que decirles a los estudiantes: Ustedes no sirven ni dan para estudiar aprender; por lo que tengan el examen para que lo estudien antes de dárselo.
¿Cómo es posible que una maestra escriba umildad por humildadlebantarse por levantarse, excusa por escusa, escusa por excusa (escusa y excusa tienen usos léxico-semánticamente distintos), hestion humana por Gestión humanaes hablado por he hablado?  ¿Cómo es posible que un profesor diga: Ahora estoy descansando porque ya yo estudié

Para nadie es un secreto de que nuestros maestros no están preparados ni están en capacidad de dar clases o brindar y ofrecerles una educación de calidad a los dominicanos para la competencia. Una educación que salga de las líneas erróneas que han dañado a nuestra sociedad y ha creado una laguna en nuestros profesionales en todos los niveles. 

Ya es tiempo de dar el salto necesario para re-estructurar y reformar a nivel general el sistema educativo dominicano; ya que hemos pasando de pasable a peores en todo lo que se refiere a educación a nivel nacional. No se puede seguir culpando a los gobiernos de turno por la calidad de la educación porque ellos ni dan clases ni interactúan con los estudiantes. 
Nuestro sistema educativo no está en la peor posición por falta de inversión en la educación; sino por falta de profesores calificados, profesores con criterio; profesores con visiones definidas y clara frente al problema de la mala calidad de la educación nacional. 

Siempre se ha estada vendiendo una mala imagen de la educación pública, poniendo a los centros privados en una posición que en el plano real no le corresponde; sino que maestros irresponsables solo ponen notas sin evaluar con criterios a los estudiantes para así garantizar sus puestos de trabajo en los centros privados. Maestros que no leen ni investigan luego de salir de la universidad. Maestros que son enemigos que los profesores que leen, de los profesores que les exigen a sus alumnos. Maestros que se paran más en los pasillos chismeando que corregir a los estudiantes con criterios profesionales y una clara visión. 

Los estudiantes no son nuestros competidores; sino que son nuestros hijos que absuelven nuestros comportamientos y actitudes para moldear los suyos. Ellos siguen nuestros pasos y nuestros ejemplos. A veces, ellos son los jueces que no condena o nos liberan (eso es solo si vienen de una familia que les ha estado orientando de manera eficaz) 
El 90% de nuestros profesores estudiaron educación para tener un empleo seguro, no porque tienen vocación de maestros. Es por eso que a ellos no les preocupa la calidad de la nuestra educación, sino su cheque, su sueldo mensual. No hay una visión colectiva frente a la calidad de la educación dominicana que nunca ha sido buena; pero en los últimos años se ha empeorado en lugar de mejor; ya que muchos solo quieren aprovechar los aumentos de sueldos en el sector público. 
Los maestros universitarios solo hacen negocio con los estudiantes en nuestro país. 

Los profesores escriben sus propios libros y obligan a los estudiantes a comprarlos para poder pasar las materias, y de no comprarlos; sus índices bajarían hasta a un 50%, ya que hay maestros hoy en nuestros días que les publican 30, 40 y 50 a los estudiantes solo por no tomar un examen de 15 puntos. A ver, si restamos 15 de 100: ¿Cuánto debe quedar? Entonces, ¿A dónde saca el profesor ese 30, 40, 50...? Eso quiere decir que no hay conciencia en los maestros y solo infunden miedo y terror. Con el terror nadie aprende nada. Con el terror nadie avanza; y si lo hace no lo aprovecha, ya que lo hace solo para satisfacer a un individuo. 

La calidad de la educación dominicana se mejorará, cuando la miseria deja de ser el principal factor que motive a los maestros a estudiar magisterio.
Nuestra educación se mejorar cuando las empresa evalúan a las personas por competencia antes de emplearlas.
Nuestra educación se mejorará cuando las becas no sean para los hijos de los amiguitos. 
Nuestra educación se mejorará cuando dejamos de ir a las universidades solo a pasar materia y obtener un título sin ningún peso ni ningún valor en la práctica, ya que no tenemos nada en la cabeza. 

Mientras más arrogantes seguimos siendo; más torpes y tercos nos vamos poniendo, ya que la arrogancia no nos va a permitir avanzar hacia la realidad. 
Orgullo de pica pica, inteligencia de avestruz, comportamiento de tigres salvajes, actuaciones peores que los primitivos de la edad de barro; así no vamos a lograr absolutamente nada.  

Si un maestro que dice algo cuando sus compañeros actúan de manera perversa contra la calidad de la educación dominicana. Lo crucifican y descalifican en equipo, ya todos hacen las mismas cosas y están al mismo nivel, por lo que no pueden aceptar que entre ellos haya alguien que tenga pensamientos diferentes. 

Para que logremos mejorar y corregir este problema; es necesario que la mejoría tenga lugar desde las directrices, los ministros, los directores, las máximas autoridades del Ministerio de Educación hasta las secretarias y los docentes; y de esa manera llegar a los estudiantes y los padres. 




Lic. Fermín Vargas
    COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS AHORA

Copyright © DIARIO QUISQUEYA. Designed by SocialMegaClick